La invencion de la imprenta

Padre imprentas

Hasta la invención de la imprenta del gran Gutenberg, los libros y en general cualquier tipo de documento, se preservaban y difundían realizando copias manuscritas que la practica totalidad eran realizadas por monjes. Pero copiar a mano los escritos era una ardua tarea y también muy lenta.

Existen algunos antecedentes entre los años 440 a.C. y 430 a.C. por parte de los romanos, quienes utilizaban sellos que imprimían sobre objetos de arcilla. Pero si hablamos de impresión sobre papel, los primeros en buscar una solución al problema fueron los chinos. Tenemos que remontarnos al siglo X, en plena Edad Media, para encontrarnos con un aparato en el que se insertaban individualmente letras de barro cocido en una plancha de madera, donde tras entintar dicha plancha, se plasmaban los caracteres elegidos sobre hojas de papel.

Sin embargo, tendremos que esperar hasta 1440 aproximadamente para que la imprenta moderna de tipos metálicos y móviles viese la luz.

Gutenberg intercambió las clásicas tablillas por moldes de madera con todas las letras del alfabeto, que posteriormente rellenó con plomo. Una vez que las letras fueron sujetadas con un soporte móvil de su invención, la resistencia y la rapidez de la impresión lo convirtieron en el invento que revolucionaría el mundo de la cultura al permitir la difusión masiva de la literatura, que hasta entonces, había estado al alcance de unos pocos.

Y ahora conozcamos un poco mejor a este personaje historico, tan trascendente en nuestro sector.

Nació en Maguncia (Alemania), hacia 1400, de nombre Johann Gensfleisch zur Laden, fue considerado el Padre de la Imprenta.
En sus inicios trabajó como orfebre y poco después se trasladaría a Estrasbusrgo donde instaló un empresa de grabados en madera en una vieja fábrica de telas.
Allí empezó a desarrollar la técnica de la Litografía y escribiría los primeros textos.

A raíz de una apuesta la máxima de Gutenberg sería demostrar que podía realizar una copia de la Biblia en menos tiempo del que les llevaba hacerlo a los más rápidos monjes copistas y que la calidad sería perfecta.

Para llevar a cabo tan ardua tarea confeccionó los primeros “tipos móviles” de cada una de las letras del abecedario. Al principio contó con la ayuda de un prestamista Rumano y antes de poder acabar el trabajo volvió a quedarse sin dinero; Fue entonces cuando Juan Fust le propuso formar sociedad dejando al cargo del negocio a su sobrino Peter Svhöffer quien desde ese instante se convertiría en socio-aprendiz de Gutenberg.

Tras dos años el proyecto de la Biblia seguía inacabado y Juan Fust terminó por no querer alargar los préstamos a Gutenberg y se quedó con la exclusiva del negocio. La Biblia de Gutenberg sería publicada en 1456 en dos tomos de 324 y 319 páginas.

Esperamos hayáis disfrutado leyendo este articulo y os haya ayudado a aumentar vuestro conocimiento, lo cual nunca esta de más.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?